lunes, 26 de enero de 2015

El asesinato de Roger Ackroyd

Sexto libro del proyecto, y de Agatha claro, que aquí se tituló en su día El asesinato de Rogelio Akroyd. Supongo que eran modas de la época, cuando la gente estudiaba mayoritariamente francés. Igual que se doblaban las películas y traducían los nombres de los personajes (Dorita en El mago de Oz o Melania y Escarlata en Lo que el viento se llevó).

Se trata de otro Poirot situado en la campiña inglesa. Y, cómo no, están muchos de los ingredientes clásicos: un crimen aparentemente irresoluble, un hombre rico de cuya muerte muchos sacarán partido, secretos, herederos tarambanas, mujeres 'desvalidas' acogidas bajo la protección del muerto...

Veamos si esta vez hay coincidencia en las opiniones. Primero Bichejo:

Este libro sí que me ha gustado. Y se va a mi Olimpo de libros imprescindible de Doña Agatha. Lo tiene todo. Hasta un personaje muy desagradable entre otros muchos agradables, para que estés todo el rato deseando muy fuerte que haya sido ella, porque ninguno de los implicados se merece un mal final.

A mí me la ha colado. Plenamente. Y he disfrutado muchísimo leyendo el libro. Me interesaba todo. El asesino, las movidas familiares, los romances, me he metido de lleno y lo he devorado en dos días. 

Me gusta que Poirot eche de menos a Hastings (yo también lo hago), me gusta que se guarde siempre un as bajo la manga. Me gusta muchísimo el final. Me gusta que no sea objetivo y que sea misericordioso sólo con algunos malos. En la vida real es fatal, pero en esta novela me ha encantado. Acabo esta quincena muy contenta. 

A ver qué le ha parecido a Pau:

Por fin, que ya iba tocando, nos vemos con Poirot. Un clasicazo en el más amplio sentido de la palabra, siguiendo el esquema básico de enredos, estrujamiento de células grises que siguen unos razonamientos que no puede seguir más que el detective belga, amoríos ocultos y no tan ocultos, parientes pobres y no tan pobres, y, cómo no, un muerto. En esta ocasión no tenemos a Hastings, que doña Agatha decidió que merecía unas vacaciones en Argentina, así que nos encontramos a un buen sustituto que contará las vivencias del detective en busca del asesino.

Como detalle que me ha parecido divertidísimo: hay una referencia a Anastasia, la (falsa) superviviente de los Romanov, que a día de hoy es una historia olvidada pero en tiempos de la novela debía de ser más comentado que el encarcelamiento de la Pantoja.

Si les gusta Poirot, no se la pierdan, si no les gusta Poirot ¡háganselo mirar!

Ahora viene Pi. Veamos:

Mira que decían las reseñas que el libro era bueno, que menudo final tenía, que Poirot estaba soberbio. Y yo pensando toda la novela que el asesino tenía que ser este o aquel para ser tan sorprendente como decían. Y claro, que eso era como un spoiler encubierto y ya no me sorprendería. Nada de nada, me ha sorprendido. Esta Agatha si es mi Agatha, la reina del misterio. El libro es bueno y el final sensacional. 

Hay un tema que me ha mosqueado, que no todo iba a ser prefecto. Si yo me estoy leyendo los libros de Agatha en orden es precisamente, para ver la evolución de los personajes en el tiempo. Pues aquí mi querido Poirot me aparece totalmente desubicado, como si me hubiera saltado algún libro. Esperemos que en futuros libros vaya aclarándose la línea temporal desde que se reencuentra con el coronel en el primer libro hasta el final que quiera darle Agatha. Me resultaría muy molesto seguir durante dos años a un Poirot saltando en el tiempo con un Hastings intermitente que no sabemos si va o viene, si se casa o se descasa. 

Y por último, la mía, Annie:

A mí también me ha gustado aunque como ya adelantaba al principio y corroboran mis compañeras tiene todo lo que esperamos de un Poirot. Será por eso que me ha gustado. No defrauda y me ha mantenido en la incertidumbre hasta que casi el final es inminente.

Me encanta encontrarme frases como "llevaba un kimono de seda rosa" ¿quién recibiría hoy a un detective en kimono rosa? Y pensamos que entonces eran mojigatos.

También me gusta encontrarme referencias a "jaleas de nísperos". Supongo que en una traducción actual dirían mermelada.

Aunque también me he encontrado horrorizada el uso de patentizar en lugar de hacer patente y tópico para referirse a un tema de conversación, como horrible traducción literal e incorrecta del inglés. Debo confesar que también me horroricé al leer franquear para referirse a abrir el corazón a alguien pero he descubierto que la rae recoge esta acepción. Nunca te acostarás sin saber una cosa más.

Durante la quincena que empieza hoy leeremos Los cuatro grandes. La próxima reseña el día 9 de febrero en sus pantallas. Tengan cuidado ahí fuera.

2 comentarios:

  1. Sí, este es uno de los bueno, esos misterios (casi) de cuarto cerrado, sin espías ni Tommy y Tuppence, sino con unos cuántos sospechosos, un final sorprendente y unos cuántos secretos para desvelar en el último minuto.

    Las traducciones de la editorial Molino eran horribles, yo les tengo tanto cariño que son los únicos libros en los que hasta me gusta encontrar esos errores. Lo que es la nostalgia.

    ResponderEliminar
  2. Muy bueno, de los primeros que me leí cuando empecé de mayor y merece mucho la pena.. da gusto que sea un clásico y tenga todo lo que tiene que tener.
    Por desgracia creo que debo demasiado tiempo fuera como para que el mal uso de «tópico» me moleste.

    ResponderEliminar