jueves, 22 de junio de 2017

Noche eterna


Estamos ya en 1967, los chicos visten modernamente, pero Agatha sigue matando aquí y allá. En este caso hemos leído Noche eterna, la historia de Michael y Ellie, una pareja de enamorados que se casan a pesar de las numerosas advertencias de peligro que reciben. Lógicamente, no se tomarán en serio esos consejos y sufrirán las consecuencias...

Veamos qué opinan nuestras lectoras

Empezamos con Pi

Impresionante es la mejor definición que se me ocurre. Primero por la historia en sí, que se sale de todo el universo Agatha conocido. Ni anciana muerta, ni mil sospechosos accidentales ni Poirot o similares. Una historia que sólo me ha recordado a otra de Agatha que no puedo desvelaros para no estropearla .
La historia es ágil , los personajes resultan interesantes, y el final ... OMG el final. Aquí es donde sale la mejor Agatha que solo vemos de tanto en tanto.
Sigue sorprendiéndome cómo van evolucionando los personajes según pasan los años. A pesar que Agatha a estas alturas ya tiene una edad no se ha quedado anclada en personajes victorianos, sino que se ha ido adaptando hasta llegar a mujeres liberales con trabajos y relaciones abiertas

Seguimos con Pau

Lo primero y más importante que hay que decir de esta novela es que no parece que la haya escrito Agatha Christie hasta ¿las últimas diez páginas? y, a estas alturas de curso y de proyecto, aunque sigo adorando a la señora, es de agradecer, pero agradecer poniéndole un piso.

Nos plantea una historia de amor y maldición, intuimos que alguien ha muerto (alguien concreto) pero no ocurre hasta que la novela está muy muy avanzada, creemos que unos y otros serán responsables -hay mucho personaje raro- y vamos cambiando a medida que avanza, sé que suena al esquema clásico pero, insisto, parece una novela gótica más que una novela policiaca: hay gitanos echando maldiciones, noches oscuras, canciones con letras para pensar, madres que saben mucho, pobres niñas ricas, una casa en torno a la que gira toda la historia y un narrador en primera persona del que, como es natural, sabemos que no hay que fiarse, de hecho él mismo nos dice que sus recuerdos sobre aquello son confusos.

Noche eterna es para disfrutar despacio, te gustará si te gusta Agatha Christie pero, y estos es lo mejor, te gustará también si la detestas porque es suyo, pero esa propiedad es bastante sutil.

Y terminamos con MG


Así, sí. 

No tiene nada que ver con el esquema más clásico al que estamos acostumbradas, ni falta que le hace.

Me ha gustado lo del narrador en primera persona, ya lo habíamos leído antes, quizás en alguno de los primeros libros y es un recurso muy útil. Aunque a partir de más o menos la mitad del libro se ve venir lo que ha pasado, es de los más entretenidos y menos tramposos que hemos leído en los últimos meses. Todas las pistas están a la vista del lector, y como nosotras ya llevamos mucha mili con Dame Agatha, pues es más o menos sencillo adivinar por dónde van los tiros.

Muy bien. Se agradece mucho, después de dos o tres que son de lo más flojo de su producción.

Nos acercamos ya al final del curso y a nuestras merecidas vacaciones, de momento, en dos semanas volveremos con El cuadro. Mientras tanto, tengan cuidado ahí fuera.

lunes, 5 de junio de 2017

La tercera muchacha

Esta quincena hemos leído La Tercera muchacha, publicado en 1966.
Una joven acude a casa de Poirot anunciando que no sabe si ha cometido un crimen o no. Igual que llega se va al considerar a Poirot demasiado viejo para poder ayudarla, y sin aportar más datos acerca suyo.
Poirot consigue averiguar quien es esa muchacha y desentrañar una complicada trama en la que se mezcla el presente con recuerdos de su infancia.

Veamos que le ha parecido a Pi:

Este libro tuvo que escribirlo un becario a sueldo de Agatha o no puedo entender una historia tan mala a estas alturas.
Parte de una premisa algo enrevesada, con una visita inesperada de una chica bastante confundida. A partir de ahí todo es un caos de personajes y pasajes enteros sin sentido aparente que no parece llevar a ningún sitio. El libro se hace confuso y eterno, y de los personajes ya ni hablamos. En resumen, una auténtica decepción. Queda claro que Agatha ya no soporta a Poirot, incluso tira alguna a lo largo de la novela sobre los personajes que sus propios autores odian. Nos parece fenomenal que no le aguantes, Agatha, e incluso lo compartimos, pero podían haberle matado en vez de torturarnos con un libro así.
En resumen, prescindible. Esperando al siguiente para quitar el mal sabor de boca.


Seguimos con Pau:

Un poco decepcionante, la verdad. Empezó fenomenal, con una pobre y desvalida muchacha que no sabe si ha matado o no a alguien y, lo mejor de todo, aunque sale Poirot no es sólo que no resulte insufrible -muchas de sus manías están desaparecidas- sino que aparece la gran escritora Oliver para darle la contrarréplica y lleva prácticamente el peso de la investigación.

El problema es que está muy mal desarrollada en general, hay tanta paja -aunque no sea tal- que parece no conducir a ningún sitio -aunque conduce- que da la sensación de que todo podría haberlo resuelto en veinte páginas en vez de enredarnos y hacernos creer doscientas veces cosas que no son. Y, para colmo de males, está pésimamente resuelto, una solución que sale prácticamente de la nada explicada con unas tretas que nos creíamos veinte novelas antes pero no a estas alturas y ¡para más inri! ¡¡qué obsesión tiene la señora Christie con las bodas!!

Y terminamos con MG:

Este libro ya lo había leído en mi anterior intento de leer todo Agatha y me gustó.

Esta vez también me ha gustado porque siempre es agradable reencontrarse con un personaje (aunque en este libro no le saquen todo el partido) tan maravilloso como el de Ariadne Oliver.

Durante toda la lectura no conseguía acordarme de quién era el malo y por qué, y mira, eso lo he agradecido porque así no parecía una relectura.

Con todo, sigo pensando que me gusta más el esquema clásico en las novelas de Dame Agatha: muerto, avance en la trama, muerto, avance en la trama, otro muerto (este ya opcional) y resolución.

No está mal, pero si no vas a leerlos todos hay otros que te gustarán más.


Volvemos la quincena próxima con Noche eterna. Tengan cuidado ahí fuera.

lunes, 22 de mayo de 2017

En el Hotel Bertram


Ya estamos en 1965, son tiempos modernos, pero algunos turistas aún desean hospedarse en el Hotel Bertram, que reúne toda la tradición inglesa, pero con las comodidades más actuales. 
En él conviven personas de todas las nacionalidades y estratos sociales, pero algo turbio está pasando...

Una rica heredera, su madre, sus tutores, un párroco y Miss Marple son los personajes principales.

Veamos que opinan nuestras lectoras

Empezamos por Pi

Me ha encantado la ambientación del libro, un hotel de otra época. Para mí que se nos puso nostálgica Agatha. 
Aunque es un libro de Miss Marple,  ni pincha ni corta, y mucho menos resuelve. Nada de cosas que le recuerdan a su prima, a la hija del panadero ni a nadie. Miss Marple sentada en una butaca del hall en plan jarrón.
La trama es un galimatías de cuidado. Que si uno desaparece, pero que al final no era eso lo importante, pero que ya que estamos investigamos igualmente. Y cuando lleva 2/3 escritos Agatha se debe dar cuenta que se ha olvidado del muerto. Que la policía está investigando no se sabe muy bien qué porque no hay asesinato que valga. 
El final mejora un poco la historia, pero no termina de enderezarla.
Ni fu ni fa.

Seguimos con Pau

Vamos directos al grano: La ambientación de la novela es maravillosa, la historia no tanto, un jaleo de piezas que aparentemente no tienen relación pero que es obvio que van a coincidir porque si no para qué demonios se molesta Doña Agatha en hablarnos de unos y otros.

Pero lo bueno, como decia, la ambientación: la señora Christie es tan consciente de que sus novelas parecen todas escritas en la misma época que se las ingenia para que no chirríe y nos cuela un hotel de preguerra con sus damas y caballeros ingleses en plenos años 60... A ver, que ahora, cincuenta años después, nos da lo mismo, pero me imagino que un lector que compraba cada libro de la autora en cuanto salía quizá necesitaba una justificación de por qué todo parecía estar ambientado en los años 30.

Miss Marple anda por ahí como vieja cotilla que observa y se entera de todo, pero la verdad es que en esta ocasión podía no estar, vamos, como Indiana Jones en En busca del arca perdida, que no influye para nada en la trama, pero aún así sigue siendo entrañable porque, como dice en la novela ennuna maravillosa descripción que merece la novela, tiene todo el aspecto de la tía abuela universal.

Finalizamos con MG

No sé si es que ya empiezo a estar necesitada de vacaciones de Agatha, pero es que no me ha gustado.


Miss Marple está prácticamente haciendo bulto, sólo hay un asesinato (#pocosmuertos, se reían ayer en mi Instagram) y es en el cuarto final del libro. Y encima, el asesino se libra por la confesión más inverosímil y más salida de ningún sitio de todas. Cada que Agatha se sale de lo conocido e intenta meter otras tramas (espías, elementos sobrenaturales...) le sale un libro que a mí personalmente no me gusta nada.

Por decir algo positivo, me ha hecho gracia que nombre a los Beatles, nos sirve a nosotras, como lectoras, a tomar conciencia de todo el camino que hemos recorrido.

 Nos vemos dentro de dos semanas con Tercera muchacha. Mientras tanto, tengan cuidado ahí fuera.

lunes, 8 de mayo de 2017

Misterio en el Caribe



Con todos los gastos pagados por su sobrino, Miss Marple va a pasar el invierno a una isla del Caribe donde los días pasan monótonos para todos. De pronto, uno de los huéspedes, el Mayor Palgrave, que siempre cuenta las mismas batallitas, muere. Y las sospechas de Miss Marple parecen ser ciertas: el Mayor ha sido asesinado, más concretamente, envenenado. Con toda probabilidad, el Mayor sabía algo que no podía ser descubierto. Miss Marple decide investigar el crimen antes de que haya nuevas víctimas.

Veamos que opinan nuestras lectoras

Empezamos por Pi

Se me ha hecho eterno este libro. Quizá no sea sólo culpa de Agatha sino que es de estos que te pilla el toro y acabas leyendo tarde, mal y nunca.
Muy previsible y con personajes que parecen refritos de otros libros. A estas alturas del proyecto cada vez se hace más complicado encontrar argumentos originales, aunque todavía Agatha nos sorprende de tanto en tanto.
Es de los libros que voy a olvidar en breve y que si vuelvo a leer en un par de años no recordaré absolutamente nada. Aun así tampoco puedo no recomendarlo, simplemente es uno más.


Seguimos con Pau

Tenemos un montón de personajes pero sin ser demasiados y una trama tan clara tan clara que se me ha hecho absolutamente previsible y es que, amoavé, Doña Agatha, no me cuente usted cómo se van a desarrollar los acontecimientos a, principio de la novela, que gran parte del chiste de sus novelas es ir descubriendolos poco a poco.

A pesar de ello conste que me ha resultado entretenido quizá porque al,fin y al cabo lo de menos a estas alturas es la solución y lo de más cómo llegamos hasta ella, sin saltos ni trampas; me han hecho mucha gracia las n veces que Miss Marple no veía cosas que el lector sabía ¡Hasta daban ganas de gritárselas como si fuera tu abu olvidadiza!

Finalizamos con MG

Me lo he pasado bien. Vuelve a los elementos comunes que tanto me gustan de Agatha, sobre todo, gente que muere por bocazas y por hablar de más.

Vuelve otra vez a mostrar una amplia variedad de personajes, que es lo que mejor se le da, con parejas que no se llevan todo lo bien que pretenden hacernos creer y en una novela en las que, como siempre, no todo el mundo es quien dice ser. Tarda en ponerse interesante, pero el tramo final de la novela lo compensa.

Volvemos en dos semanas con En el Hotel Bertram. Mientras tanto, tengan cuidado ahí fuera.

lunes, 24 de abril de 2017

Los relojes

Volvemos a reunirnos una vez más después de un breve pero placentero descanso para enfrentar Los relojes, novela publicada en Reino Unido en 1964.

Colin Lamb es agente del servicio secreto e investigando uno de sus casos se tropieza con Sheila Webb una mecanógrafa que es enviada a casa de la señorita Pebmarsh en donde esta encuentra el cuerpo sin vida de un hombre. El caso se complica cuando se descubre que la señorita Pebmarsh no había solicitado ningún servicio de la señorita Webb. El caso parece complejo y Colin Lamb decide desafiar a su amigo Hércules Poirot a esclarecerlo sin levantarse de su asiento. Solamente con las informaciones recibidas del amigo, Poirot consigue sugerir una hipótesis coherente para la solución del enigma.


Vamos a ver qué opinan nuestras lectoras

Empezamos con Pau

No sé si ha sido por Poirot -qué señor tan insoportable-, no sé si porque la acción -por decirlo de alguna manera- es inexistente, no sé si porque la forma de resolverlo todo es tremendamente tramposa -Oh, gran Poirot, utiliza tu cabeza para encajar las piezas sin mover el culo del asiento de forma cero verosímil porque jamás explicas cómo deduces lo que deduces- que este no he conseguido encontrarle nada positivo, lo he leído sin ganas y creo que la señora Christie también lo escribió sin ganas. 

Cierto es que está la fórmula "secretaria contratada en falso para descubrir un cadáver, super detective en Hollywood Inglaterra para resolverlo" pero siempre consigue introducir algo interesante salvo en esta ocasión.

Bueno, ni sé los que llevamos así que por uno que haya sido un rollo repollo de principio a fin a estas alturas no pasa nada ¿verdad?

Seguimos con Pi

Mezcla de Agatha tradicional con Agatha de espionaje y detectives. El libro comienza bien pero da l sensación que llegado un punto no sabe cómo seguir , o no la apetece nada. Es ahí donde sin venir a cuento mete a Poirot con calzador. No termina de entrar en la historia y su intervención resulta forzada de principio a fin. La resolución en plan "si es que soy más listo ..." no hay por donde cogerla, y en general el libro resulta poco creíble y por tanto poco interesante.
El cabreo máximo me lo he cogido con una pista que obtienen casi al principio y que en un niño de 4 años interpreta bien . Pues ni Poirot , ni el superdetective ni nadie.
Otra cosa que me flipa es esta manía de Agatha de meter a detective al primero que pasa por allí , y que todos lo tomen con naturalidad incluyendo la propia policía .
Para terminar otro absurdo. No se en aquellos tiempos , pero mucho ha tenido que cambiar el cuento para que un tio llegue a una casa con una excusa barata pidiendo quedarse a solas con una niña pequeña y no le pongan ningún problema.

Terminamos con MG

Es el primer libro en todo este tiempo que me ha aburrido. Me daba todo igual, lo mismo que a Poirot que se le nota que el asesinato no le importa nada y que simplemente es "pasaba por aquí y voy a resolverte este crimen sin darte ninguna pista".

Ha sido un libro de los que quitan las ganas hasta de leer...

Nada, fatal. No le dedico ni un comentario más largo. A por otro.


Nos vemos dentro de dos semanas con Misterio en el Caribe, mientras tanto, tengan cuidado ahí fuera.

lunes, 27 de marzo de 2017

El espejó se rajó de parte a parte


Seguimos en 1961. Esta vez la acción se traslada a Gossington Hall, la casa en la que, muchos años antes apareció un cadáver en la biblioteca, y en la que ahora vive una aclamada, y bastante dispersa, estrella de cine.


Para presentarse a sus vecinos, da una fiesta y en la fiesta, claro, pasan cosas y alguien muere. Y un crimen que parece perfecto será resuelto, una vez más, por nuestra adorable y muy anciana Jane Marple.

Esta es otra de las novelas de Doña Agatha que han sido llevadas al cine, interpretando los papeles principales nada menos que Elizabeth Taylor y Angela Lansbury.

Vamos a ver qué opinan nuestras lectoras

Empezamos con Pau

Una de las cosas que más me está gustando últimamente de Doña Agatha es cómo ha asumido que ha creado un universo propio y no sólo personajes, y así puede llevarnos a lugares conocidos de otras novelas anteriores e incluso hablar de los casos que sucedieron entonces.

En esta ocasión despliega glamour con una estrella de cine, que la señora Christie es atemporal  (inciso: ¿no os parece que todas sus acciones, salvo por pequeños detalles -a veces no tan pequeños, vale-, se pueden situar antes de la primera guerra mundial?) pero no tanto ¡y ya estamos en los sesenta!

Tenemos una fiesta, una extraña muerte que no se sabe si es porque es quien debe morir o por casualidad y la siempre perspicaz Miss Marple que, aunque ya somos conocidas, me sigue pareciendo que habla de forma enigmática, como si a la señora Christie se le fueran ocurriendo las cosas sobre la marcha.

Creo que de esta hay una película famosísima que no he visto, no sé yo si merecerá la pena sabiendo los detalles pero habrá que probar.


Seguimos con Pi

He disfrutado un montón de esta novela . Cuando iba justo por la mirad se me ocurrió la solución . Era tan Agatha, tan ideal , que no podía ser otra. Y en este caso acerté . Menudo chasco me hubiera llevado si no. Lo que no conseguí adivinar fue el móvil del crimen , y es de quitarse el sombrero. Para mi gusto hay algún personaje que sobra, pues resta credibilidad a la historia para no aportar nada, pero en conjunto es genial.
No recordaba que está casa ya había aparecido en otra novela , pero me parece fantástico este reciclaje de personajes y ambientes . Da credibilidad a , como lo llama mi compañera, el universo Agatha.
Tampoco conocía la película .  A pesar de conocer el final quiero verla, la cosa promete.
Esta novela la ha traducido el que me cae mal. Hay algunas novelas de Agatha llenas de vinioses, pensoses y acercoses. Leer toda la novela en este tiempo  así resulta de un pedante insufrible , y esta ha tocado. Además le añadimos poner "a la sazón" en cada página y ya es para llorar. Confiemos en que se turnaran los traductores y no nos toque este en muchos libros.

Terminamos con MG

Lo mejor de este libro es todo, desde la cadena de casualidades a la resolución, esa piedad que tiene doña Agatha con algunos asesinos, igual es que es su manera de decirnos que en algunas situaciones no le parece del todo mal lo de liarse a matar a otros. Y en lugar de terminar esposados, suelen acabar muertos.

Lo peor de este libro es que me acordaba de absolutamente todo, hasta de la peli El espejo roto que protagonizó Elizabeth Taylor. Una pena, porque a ciegas lo hubiera disfrutado infinitamente más. Me parece una gran novela, pero claro, la segunda vez con Agatha no suele ser igual que la primera.

De los más recomendables.

lunes, 13 de marzo de 2017

El misterio de Pale Horse

Dos semanas más o menos más tarde, nos vemos de nuevo ante un misterio de la genial autora inglesa, Doña Agatha Christie, en esta ocasión El misterio de Pale Horse.

La novela fue publicada originalmente en Reino Unido en 1961 y llevada a la televisión en 1997. Narra la historia de un escritor llamado Easterbrook que se ve envuelto en una compleja historia de muertes aparentemente naturales y sin relación entre sí con sólo dos cosas en común: todas ellas beneficiaban mucho a alguien cercano a la víctima y los nombres de los fallecidos aparecen en una lista escrita por un sacerdote que es asesinado, precisamente, por esa lista.

Cabe destacar que uno de los detalles de la novela ayudó en la vida real a resolver el último crimen de asesino en serie Graham Frederick Young ¿y lo inspiró? quién sabe...

Veamos qué dicen nuestras lectores.

Empezamos con MG:

La verdad es que no me ha entusiasmado. En esta ocasión Doña Agatha intenta meter un componente sobrenatural en los asesinatos y le ha salido el tiro por la culata porque está muy mal resuelto. Hay montones de muertos y ninguno te importa nada, que es algo fatal, en una novela de asesinatos necesitas tener alguna conexión que haga que te interese quién es el malo.

Además, soy muy fan de la señora Oliver y aquí sale tan de refilón que podría haber sido cualquier personaje el que pusiera sobre la pista correcta al protagonista. Y no. Porque la señora Oliver renegando de su detective finés es uno de los mejores chistes de la literatura, y no me parece bien que en esta ocasión se desperdicie la oportunidad de volver a hacerlo.

Hay demasiados personajes y es todo demasiado retorcido. Nada, a seguir con otros supuestamente mejores.

Seguimos con Pau:

Locurón de novela y no sé si eso es del todo bueno. La cosa es que empieza (y dura demasiado ese comienzo) con un misterio que no hay manera de desvelar hasta más o menos la mitad, para que luego resulte que -y no es spoiler, créanme- no es tampoco eso que parece que es, sino algo mucho más terrenal y prosaico.

Como es Doña Agatha sabemos que todos los detalles tienen importancia, pero algunos están puestos al buen tun tun (qué manera de desaprovechar la presencia de la autora genial Ariadne Oliver, jesús jesús, sólo con insistir en su oficio de escritora y desvelar más obsesiones me hubiera dado por satisfecha), o esa sensación me ha dado a mí al menos. Tenemos el asesinato de un cura que va a confesar a una pobre moribunda y es asesinado porque lleva una lista de nombres que no tiene más relación entre sí que el hecho de que se trata de gente que ha muerto de muerte natural, aunque repentinamente... y todo para que al final todo sea como aquella entrada de Vicisitud y sordidez (la entrada es delirante de divertida, pero sólo aconsejo leerla a quien haya leído por supuesto este libro -si no, no se acerque NI AL TÍTULO- y haya visto las películas de las que habla)

Terminamos con Pi:

Al principio el libro no hay por donde cogerlo. Comienza con ese recurso que tanto me gusta en el que alguien , que tiene 2 minutos para expresarse antes de morir, en vez de concretar le da por escribir un jeroglífico. Y dices tú como lectora. Si te dio tiempo a escribir todo esto... en fin.
Luego la historia se va embrollando entre brujas , señores raros y el de turno que se mete a investigador . A mitad de la novela tienes un follón importante de personajes (recuérdese que esto para mí es un problema). El final se salva por lo inesperado , y el regusto es de haber leído una buena novela de misterio. Sin embargo al darle una pensada al tema , superada la sorpresa , lo que queda es una historia traída por los pelos.

Dentro de dos semanas nos vemos con El espejo se rajó de lado a lado, mientras tanto, tengan cuidado ahí fuera.