martes, 31 de enero de 2017

Inocencia tragica

Esta quincena leemos Inocencia trágica, novela publicada en 1958. El libro comienza cuando un buen hombre se da cuenta que es el testigo que nunca se pudo localizar en un asesinato. Una señora fue encontrada muerta con un golpe y todo apuntaba a su hijo. Este siempre defendió ser inocente y encontrarse en el momento del asesinato con un caballero que lo había recogido en su coche.

Empezamos por Pau

La fórmula mágica sigue y sigue, pero con este no sé si será que le veo las costuras o qué (porque está muy bien escrito) que tengo la sensación de haberlo leído ya antes, sólo que en vez de cinco huerfanitos eran tres hijos los sospechosos de acabar con la venerable anciana... También había leído ya la resolución de un crimen tiempo después de ejecutarse...
Tiene cosas interesantes, como siempre, pero confieso haberlo leido demasiado deprisa. Me hace especialmente gracia ver cómo doña Agatha va cargando más y más las tintas en asuntos familiares ¿tendría problemas ella misma? ¿temería por su vida?

Seguimos con Pi

Este me ha parecido un poco tontuna. Conocéis mi teoría de que Agatha escribió dos tipos de libros: los que la apetecían y con los que vivía mientras escribía los primeros. Este para mí que es de los segundos. Hay personajes, como el testigo, que están ahí pero no se sabe sin vienen o van. Van a investigar pero luego no hacen nada, vuelven a cobrar importancia como si no se hubieran ido, un poco traído por los pelos. En general ningún personaje tiene especial encanto.
Hay dos cosas que se repiten en libros de Agatha y nunca dejan de sorprenderme:
- Dos personajes de sexo opuesto se cruzan durante la novela. Cuando digo se cruzan no es que vayan intimando durante la novela, sino casi literal. Sin embargo al final del libro uno se acerca al otro y le dice que obviamente es con él/ella con quien quiere casarse. No quedar a cenar, o un cine, no, ...casarse. Así, en frío. Lo que ya es de coña es que la otra parte siempre acepta.
- Una persona está a punto de morir asesinada, o queda malherida. Tiene oportunidad de decir quien ha sido el asesino, pero nunca dice o escribe en el suelo Pepe para que todo el mundo sepa que Pepe la ha matado. Por ejemplo, en este libro la víctima se pone a cantar "La paloma en el mástil, cuando íbamos a toda vela..." porque no tiene mejor manera de acusar a Pepe que cantar la canción que cantaba Pepe. Todo muy loco.

Y terminamos con MG

Me ha gustado muchísimo porque se mete en terrenos pantanosos: ¿qué pasa con los inocentes cuando el que se creía que era el culpable resulta no serlo?
Otro entorno familiar en el que todos desconfían de todos y en el que, como muchas otras veces, hay un listillo que acaba muriendo por listillo.

El final me ha parecido un poco traído por los pelos porque se apoya en algo que el lector desconoce, pero todo el proceso de la investigación está muy bien contado y refleja muy bien la inquietud que se siembra en la familia al descubrir lo que al protagonista le resulta difícil de procesar: si el culpable era inocente, uno de nosotros es culpable. Y está suelto.

Volvemos dentro de dos semanas con Un gato en el palomar. Hasta entonces, tengan cuidado ahí fuera.

lunes, 16 de enero de 2017

El tren de las 4.50

Volvemos tras las vacaciones. Esta vez es el turno de Miss Marple y El tren de las 4.50. 

La Sra. McGillicuddy ve a una mujer siendo estrangulada en el instante que el tren en que se encuentra disminuye la velocidad y el tren en sentido contrario acelera. Como es de esperar, nadie la cree, pero por suerte su amiga Jane Marple toma cartas en el asunto.

Fue publicada en 1957 y como muchas de las novelas de Agatha Christie, tiene también una adaptación al cine.

Veamos que opinan nuestras lectoras

Empezamos por Pau

Esta vez sí que sí, me ha ENCANTADO este misterio de la adorable ancianita Miss Marple, y eso que se van viendo las costuras (no, no he dado con el asesino pero sí sé que si aparece algo, por mucho que se descarte, es relevante) Es todo un gran disparate pero no sé, a mí me cuadraba a la perfección, la visión del asesinaro es producto d ela casualidad, sí, pero a partir de ahí me he creído hasta que una licenciada en matemáticas por Oxford elija ser ama de llaves como medio de vida ¡incluso que le paguen un dineral cuando jamás pasa más de tres semanas en una casa! No sé, supongo que Agatha Christie echaba de menos las amas de llaves anteriores a la guerra mundial y por eso las valora TANTO.
Esta vez me ha dado penuca el asesino, no sé por qué.
Oh, y no se pierdan el retrato que, una vez más, hace de España donde, por lo visto, había crímenes pasionales a diario y por decenas.

Seguimos con Pi

BUENÍSIMO, así, con mayúsculas. Un asesinato un poco traído por los pelos , pero que más da. Mías Marple cada vez me gusta más. Tiene el protagonismo justo en las novelas para resultar adorable y nada pedante. El resto de personajes bien desarrollados.
No es un libro que te tenga en un suspiro continuo. Se lee casi en calma , y se resuelve  todo tan al final que a ratos tenía que acabara y nos quedáramos con la duda.
No sabía que había una película , pero ahora quiero verla.
Muy recomendable.

Y terminamos con MG

Por una serie de catastróficas desdichas he leído este libro tan a trompicones que no he podido disfrutar plenamente de todas sus ventajas: Miss Marple, los tres asesinatos, el drama familiar y un final precipitado que es, de lejos, de los finales más locos y más tramposos con los que Dame Agatha nos enloquece cada dos semanas. 

Me hubiera gustado leerlo en otras circunstancias.

Volvemos dentro de dos semanas con Inocencia trágica. Hasta entonces, tengan cuidado ahí fuera.

lunes, 26 de diciembre de 2016

El templete de Nasse House

Una quincena más estamos aquí desvelando un nuevo misterio de Agatha Christie, en esta ocasión El templete de Nasse House.

La novela fue publicada en Inglaterra en 1956 y llevada al cine, con Peter Ustinov como Hércules Poirot, treinta años después.

En esta ocasión los servicios de Poirot son requeridos por una escritora de novelas de misterio a la que le han encargado organizar un juego para una fiesta; el juego consiste, oh sorpresa, en resolver un asesinato ficticio, pero la escritora está intranquila, intuye que algo va a pasar... y pasa, como ella temía alguien es asesinado aprovechando la fiesta y el propio juego.

Veamos la opinión que en esta ocasión tienen nuestras detectives:

Empezamos con MG 

A ver, querida Agatha, no me voy a enfadar porque se acerca la Navidad, que es tiempo de paz y amor. PERO. Si no me das todos los datos es imposible que acierte en la vida quién es el asesino. 

Lo hace de vez en cuando y cada vez me resulta más molesto.

Con todo, me ha gustado bastante, había montones de sospechosos y todos con su motivo y su oportunidad. Por ese lado bien. Me hubiera gustado mucho que saliese más la señora Oliver, que en este libro aparece muy tangencialmente y para mí es un personajes fantástico.

"Pensar cosas no es nada difícil. Lo malo es que piensa una demasiadas, y entonces todo se vuelve complicadísimo, y tiene una que desprenderse de algunas ideas, y eso sí que es horroroso."

Me gusta cómo recrea toda esa época de casas de familia inmensas, con su embarcadero, sus rosaledas y todas esas cosas que sólo sirven para hacer bonito. Creo que se le nota una cierta nostalgia al ver que es un mundo que está desapareciendo...

Esta es una de las primeras novelas de Agatha Christie que leí de niña. Y no me acordaba de absolutamente nada.


Seguimos con con Pi

No conocía esta novela no había oído hablar de ella. Me extraña que no tenga más fama porque es verdaderamente buena. 
Sigue la fórmula habitual pero mucho más enriquecida. La historia que crea alrededor , el contexto donde sitúa el crimen , es totalmente original.
Me he pasado todo el libro sospechando de unos y de otros. Eso, como he comentado más veces, es para mí el mejor indicador de una buena novela de misterio. Sin embargo estoy de acuerdo con MG: me revienta que Agatha no de al lector toda la información y se guarde cartas. Jugar al Cluedo es el aliciente principal de este tipo de novelas.
En esta novela se hace palpable el cambio en la sociedad inglesa desde que ella comenzó a escribir. Se mezclan personajes tradicionales con modernas excursionistas, dejando mejor paradas a las primeras, todo hay que decirlo.
El final es simplemente magistral.

Y terminamos con Pau:

Nos encontramos, una vez más, con la fórmula mágica de Doña Agatha, una típica novela de Cluedo. Pensaba que la autora se iba a cebar más con Poirot, como cada vez que aparece alguien que escribe novelas de misterio, pero imagino que hasta eso ha agotado a la señora Christie. En cualquier caso la novela tiene cosas bastante graciosas y destacables, como el aparentemente salto de modernidad de Doña Agatha que aun en su campiña de nobleza British puede tolerar desvaríos varios y, quizá sea cosa mía, percibo en ella cierta inquina -permítanme la broma- por sus semejantes de clase social ¡no para de matarlos, arruinarlos, convertirlos en mentirosos, estafadores...! En cualquier caso no he visto la misoginia habitual, y eso ya es algo.

El detalle que más me ha gustado, no obstante, ha sido la creación del juego; y ha sido lo mejor porque ya que la autora no se iba a cebar con Poirot, se ha cebado con las ficciones de novelas de espías de la guerra fría llenas de comunistas absurdos e ingenieros atómicos... que, no olvidemos, ella misma ha contribuido a fomentar.

En muchos momentos he recordado la novela anterior, pero corregida. La novela y su consiguiente solución es enrevesada como siempre, pero la autora no ha necesitado dar doscientos saltos mortales a cada cual más increíble para que cuadrara, bien hecho.

Tras un breve aunque intenso descanso navideño volveremos el 16 de Enero con El tren de las 4:50. Feliz Navidad y próspero año nuevo.

Mientras tanto y hasta que volvamos a encontrarnos, tengan cuidado ahí fuera.

lunes, 5 de diciembre de 2016

Asesinato en la calle Hickory




Estamos de vuelta, esta quincena con Asesinato en la calle Hickory, otra de las aventuras de Poirot.

En este caso Poirot se va a una especie de residencia/pensión para estudiantes, en un acto de generosidNO, por puro interés, ya que su eficiente secretaria Miss Lemon está descentrada ya que su hermana es la directora de dicha residencia, en la que se están cometiendo pequeños robos y fechorías. Y claro, después empiezan los asesinatos.


Veamos qué opinan nuestras lectoras

Empezamos con Pi

Vuelta a la esencia de Agatha, a los asesinatos costumbristas que tanto me gustan. A pesar de haber muchos personajes "en el ajo" me ha resultado fácil seguir la historia y distinguir a unos de otros. Os reiréis, pero hay libros en los que es un verdadero suplicio para mí el quien es quien. 
Mucho estereotipo racial, lógico en los años 50 cuando el mundo estaba menos globalizado, y mucho estereotipo hombre/mujer. La secretaria fea pero eficiente, la muchacha que debe hacer cualquier cosa para pescar a un hombre, etc. Hoy en día por menos de eso se hubiera quemado a la autora en la hoguera de Twitter.
La historia es muy entretenida y no se hace pesada en ningún momento. Poirot aparece en su punto justo sin resultar cansino, y se da más peso al detective de la policía que en otras novelas.
La trama se va complicando cada vez más y lo que parecía no era, pero finalmente todo queda resuelto de forma coherente.
Y lo mejor de todo, permite jugar al lector a resolver el caso. No es de los libros en los que Poirot se saca de la manga una pista en el último momento. Yo no he acertado ... otra vez será.




Seguimos con Pau


Otra vez Poirot... pero como Doña Agatha estaba hasta el moño de él es casi parte del paisaje, que lo soluciona todo y todo lo ve y lo sabe, sí, pero no es omniinsufrible porque decora sin estorbar demasiado. 
En esta ocasión nos encontramos en una residencia de estudiantes (aunque luego resulta que muchos no son estudiantes, no sé si porque a la señora Christie se le olvida o porque en las residencias de estudiantes de la Inglaterra de los 50 las susodichas residencias eran pensiones sin más) que le sirve a la autora para llenarla de los más variopintos jóvenes -por una vez pone a chicos negros que no están haciendo cosas de salvajes, aunque a la señora Christie se le siguen haciendo insoportablemente exóticos (que no los soporta ella, quiero decir)- que por supuesto están enamorados entre sí (eso jamás puede faltar en esta autora) y tienen muchas cosas que esconder.

Me lo he pasado pipa leyéndolo, iba a camino de ser uno de mis favoritos... hasta casi el final; y es que tiene una solución tan zafia, tan vulgar, tan inverosímil que se ve de lejos de lo inverosímil que es, que no ha estado a la altura ni mucho menos del potencial que tenía la novela. Lástima.


Terminamos con MG


Cuando ya has leído muchos libros de Poirot llegas a dos conclusiones: una, la manía que le tenía doña Agatha a su detective. Dos, que como es su personaje más famoso, en ocasiones es el protagonista Poirot, como podría serlo mi primo Pepe, porque aporta poco. Para mí es porque le falta el contrapunto de Hastings, que le da vidilla al asunto.



Esta novela me ha entretenido, quizás demasiados personajes, tarda un poco en haber muertos, pero como hay varios se lo perdono.



Me ha hecho gracia el motivo egoísta por el que Poirot se involucra en la historia, y es la propia Agatha la que define perfectamente al belga en un solo párrafo:



"Orden y método fueron el santo y seña de Hércules Poirot durante muchos años. Con Jorge, el perfecto mayordomo, la señorita Lemon, la perfecta secretaria, el orden y el método rigieron siempre su vida. Y ahora que los bollos para el té tenían forma cuadrada en vez de redonda, no podía quejarse de nada"



También en este libro vemos que estamos en los años 50, y se decían en voz alta que ahora está mal visto incluso pensar



"En mi opinión una chica tiene derecho a poner en práctica recursos desesperados para pescar a un hombre"


Volvemos en dos semanas con el último libro del año, El templete de Nasse House. Mientras tanto, como siempre, tengan cuidado ahí fuera.

miércoles, 23 de noviembre de 2016

Destino desconocido



Aquí estamos de nuevo una quincena más. Esta vez hemos leído Destino Desconocido, publicado en 1955

Los caminos de un grupo de científicos trabajando en la creación de un mundo nuevo y de Hilary Craven se cruzan. Cuando esta última ha tomado la decisión de suicidarse aparece un agente inglés que la ofrece embarcarse en una peligrosa y emocionante expedición al norte de África.




Veamos qué opinan nuestras lectoras

Empezamos con Pi

Pe,pe,pero esto qué es? Quién eres tú y qué has hecho con mi Agatha? Dónde está mi anciana muerta, mi veneno y mi Poir...Bueno, ese da igual.
Un  disparate de novela, absurda a más no poder. Entretenida , que una cosa no quita la otra , pero absurda desde la primera página.
Igual desde la visión de la época sonaba mejor, sin ADN y con gente, según he aprendido este tiempo con Agatha , a quien de repente le daba el punto y se iba a conocer mundo sin que nadie le echara de menos. Aun así dudo que resultara muy creíble .
No es para quemarla pero desde luego no puedo recomendarla especialmente.


Seguimos con Pau

Novela de espías de la señora Christie, un gran correcorrecorre que te pillo, métete en jaleos cuanto más disparatados mejor y enamórate de alguien que al final todo se va a resolver mágicamente.

A carcajadas, esta vez de verdad, qué disparate más maravilloso ya desde la premisa: díganme en qué cabeza loca cabe que una mujer que se va a suicidar decida hacerlo de una forma creativa que consiste en jugarse la vida sirviendo a su país a ver si con un poco de suerte la matan ¿es o no es genial? Bueno, y ya si hablamos de lo que supone jugar en nombre de [lean la novela por Dios] a gente tan diferente y por motivos tan diversos ¡qué conclusión! se ve DE LEJOS, nunca hay nada al azar, ya saben, pero aún así me pasé media novela pensando "no se va a atrever" Y VAYA SI SE ATREVE... ¡Si hasta se atreve con pulgarcito! (guiño guiño)

Terminamos con MG

Otra de las novelas que ya leí en el primer intento de este proyecto. Recordaba haberla leído pero no recordaba prácticamente nada de la historia, así que por ahí muy bien.

Según Goodreads, hace unos años no me entusiasmó precisamente y ahora me ha gustado bastante. No va a ser nunca de mis favoritas pero está bastante bien. Es diferente, con todo y lo malo que eso implica, no hay un asesinato con su posterior investigación, pero hay una historia de espías que queda bastante digna, con científicos fugados al otro lado del Telón de Acero y montones de personas que no son quienes dicen ser.

Me ha entretenido mucho.

Volvemos en dos semanas con Asesinato en la calle Hickory. Mientras tanto, ya saben, tengan cuidado ahí fuera.

lunes, 7 de noviembre de 2016

Después del funeral


Una quincena más, volvemos a la carga. Esta vez con Después del funeral.


La familia del rico industrial Richard Abernethie está reunida después de su funeral, cuando su hermana Cora, que siempre tuvo por hábito hacer comentarios impertinentes, dice que Richard fue asesinado.

El día siguiente ella misma es brutalmente asesinada en su casa. Al parecer el posible asesino de Richard se sintió amenazado...

Veamos qué opinan nuestras lectoras

Empezamos con Pi

Si algo me está quedando claro de las familias inglesas de la época es cómo se lo montaban. Sólo era necesario un tío listo por familia, que tuviera visión de negocio y se hiciera rico. A partir de ahí el resto de la familia podía vivir del cuento y dedicarse a pintar o al teatro aunque no se tuviera el más mínimo talento ni éxito. El concepto de "asignar una pensión" me fascina.
Dicho esto el libro me ha aburrido soberanamente. Me ha parecido un nuevo refrito de familia, muerto y circunstancias.
Poirot, ese anciano atemporal sigue tan creído como siempre pero además en este caso no brilla especialmente.  Parece que llega, observa y deduce todo por inspiración poco menos que divina. Además no nos deja Agatha resolver el caso a los lectores, y eso hace al libro bajar muchos puntos en mi Agathometro particular. Aun así supe quien no era sin saber quien era. Supongo que quien se haya leído el libro me entenderá.

Seguimos con Pau

Vuelve Poirot y, como doña Agatha estaba más harta de él que yo misma, vuelve pero poco, tan poco que no se me ha hecho nada insufrible, está lo justo para que se le vea pero sin exasperar con sus dichosas células grises.

Otra vez tenemos delante una familia un tanto disfuncional (de las que son infelices a su manera, ya tú sabes), matrimonios incorrectos, mujeres inteligentes enamoradas de mindundis a los que incomprensiblemente quieren retener a cualquier precio, un servicio muy British que ve cómo los viejos tiempos se fueron y ya no volverán, y la insoportabilidad de la vejez.

Como he dicho incontables veces, a estas alturas ya no es el enigma el que hace que las novelas de Doña Agatha merezcan la pena, es ver cómo traza una familia inglesa que vivió momentos de esplendor que se perdieron con la guerra, ese antes y después tan fantásticamente dibujado ¡Ay! La pérdida del imperio. Y, cómo no, la extraña afición que tiene la señora Christie por mostrar sus peculiares opiniones sobre el carácter de las mujeres. 

Terminamos con MG

Para mí es un libro estupendo. PERO.

Cuando empecé por mi cuenta este proyecto lo hice por orden alfabético así que este libro ya lo había leído. Sabía que lo había leído pero no me acordaba bien...hasta más o menos la mitad de la novela, que de repente recordé todo: quién, cómo y por qué.

Y claro, con eso el libro pierde mucho.

En cualquier caso, es estupendo. Una señora bocazas que (supuestamente) muere precisamente por eso, por bocazas. Las trampas están muy bien puestas en este libro y no es difícil caer en todas, y eso es fenomenal en este tipo de historias y más con el tiempo que llevamos leyendo, que ya parece que nos cuesta menos verle las costuras a Doña Agatha. Total, que muy bien.

En este libro también sale a relucir el clasismo de la época:

"Si fuera como Dios manda, hubiera vuelto por la noche para cuidarme como es debido. Ya no existe lealtad en las clases bajas."

Y no tengo nada más que decir.

Volvemos en dos semanas con Destino desconocido. Mientras tanto, ya saben, tengan cuidado ahí fuera.

lunes, 24 de octubre de 2016

Un puñado de centeno

Ya estamos en 1953 y esta vez nos toca leer Un puñado de centeno, otra novela de Miss Marple. Y otra vez un misterio familiar, sólo los miembros de la familia (y el servicio, claro, que esto es Inglaterra en los 50) están involucrados. Hay canciones populares, trampas y unos cuantos asesinatos.

Como siempre, las portadas de editorial Molino espoilean un poco el tema. Más majetes ellos...


Veamos qué opinan las lectoras


Empezamos por Pi

Nuevo clásico de crimen familiar; hay que ver que familias más perversas se inventaba esta mujer.
Cero pistas y de nuevo vas saltando de un personaje a otro con el convencimiento de que ese del que habla es sin duda el asesino. Claro, que al final también pensaste en el verdadero y tienes cierta sensación de triunfo, pero sólo hace falta recordar que esta, el otro y el de más allá te parecieron igual de sospechosos. En esto Agatha era única.
La trama urdida por el asesino/a me parece magistral sobre todo en un quién es quién del que no puedo dar más detalles sin espoilear al futuro lector. ¿Y el epílogo? Apoteósico.
Miss Marple me sigue cayendo bien. No se hasta donde estaba ya Agatha de Poirot en los 50 pero de momento le tiene aparcado y bien aparcado. Y creo que con Miss Marple crea el personaje antagónico: discreta y sutil. Está pero sin estar, resuelve pero sin resolver.

Continuamos con Pau

Una vez más nos encontramos con la novela avanzadísima con Juana [sic] Marple que aparece lo justito para no convertirse en una señora odiosa como Poirot, hace uso de una inusitada intuición y con dos o tres comentarios como de pasada da con la clave... pero lo curioso es que ni se hace pesada, ni siquiera inverosímil, aparece lo justo para que se la vea pero sin acaparar toda la atención.

Esta vez tenemos de nuevo a una familia completamente disfuncional -como de costumbre, los ingleses son gente rara rara, miren en Brexit-, con unos hijos atroces que viven de un señor padre atroz casado en segundas nupcias con una mujer jovencísima, por supuesto todos viven de la empresa del señor padre atroz que lleva una temporada nervioso haciendo cosas raras... hasta aquí parecía que ya lo había leído (Doña Agatha sigue fiel a su fórmula) pero no sé, por alguna razón -probablemente el hecho de que no hay tropecientos personajes y, por una vez, no se confunden- esta vez sí me ha interesado la lectura aunque, como siempre, no he acertado ni de casualidad con la solución ¡hasta he caído en todas las trampas que nos tiende la Señora Christie!

Terminamos con MG

Este libro sí que me ha gustado. Es una de esas veces en las que todo funciona. Varios asesinatos en el tramo inicial del libro, pistas buenas y pistas falsas, Miss Marple que parece que está de comparsa en el libro pero que lo poco que aparece está sembrada. Y una solución del caso rocambolesca pero con ese sentido de la justicia de Agatha Christie (ay de los malos muy malos, que van a acabar en la horca)

Creo que no es de los más conocidos, pero sin duda es de los que más me han gustado. Las intrigas familiares son una constante de doña Agatha, y muy bien que hace porque las sabe llevar muy bien, con muchos personajes cada uno con voz propia.
Muy recomendable.

Volveremos en dos semanas con Después del funeral. Mientras tanto, tengan cuidado ahí afuera.