lunes, 8 de mayo de 2017

Misterio en el Caribe



Con todos los gastos pagados por su sobrino, Miss Marple va a pasar el invierno a una isla del Caribe donde los días pasan monótonos para todos. De pronto, uno de los huéspedes, el Mayor Palgrave, que siempre cuenta las mismas batallitas, muere. Y las sospechas de Miss Marple parecen ser ciertas: el Mayor ha sido asesinado, más concretamente, envenenado. Con toda probabilidad, el Mayor sabía algo que no podía ser descubierto. Miss Marple decide investigar el crimen antes de que haya nuevas víctimas.

Veamos que opinan nuestras lectoras

Empezamos por Pi

Se me ha hecho eterno este libro. Quizá no sea sólo culpa de Agatha sino que es de estos que te pilla el toro y acabas leyendo tarde, mal y nunca.
Muy previsible y con personajes que parecen refritos de otros libros. A estas alturas del proyecto cada vez se hace más complicado encontrar argumentos originales, aunque todavía Agatha nos sorprende de tanto en tanto.
Es de los libros que voy a olvidar en breve y que si vuelvo a leer en un par de años no recordaré absolutamente nada. Aun así tampoco puedo no recomendarlo, simplemente es uno más.


Seguimos con Pau

Tenemos un montón de personajes pero sin ser demasiados y una trama tan clara tan clara que se me ha hecho absolutamente previsible y es que, amoavé, Doña Agatha, no me cuente usted cómo se van a desarrollar los acontecimientos a, principio de la novela, que gran parte del chiste de sus novelas es ir descubriendolos poco a poco.

A pesar de ello conste que me ha resultado entretenido quizá porque al,fin y al cabo lo de menos a estas alturas es la solución y lo de más cómo llegamos hasta ella, sin saltos ni trampas; me han hecho mucha gracia las n veces que Miss Marple no veía cosas que el lector sabía ¡Hasta daban ganas de gritárselas como si fuera tu abu olvidadiza!

Finalizamos con MG

Me lo he pasado bien. Vuelve a los elementos comunes que tanto me gustan de Agatha, sobre todo, gente que muere por bocazas y por hablar de más.

Vuelve otra vez a mostrar una amplia variedad de personajes, que es lo que mejor se le da, con parejas que no se llevan todo lo bien que pretenden hacernos creer y en una novela en las que, como siempre, no todo el mundo es quien dice ser. Tarda en ponerse interesante, pero el tramo final de la novela lo compensa.

Volvemos en dos semanas con En el Hotel Bertram. Mientras tanto, tengan cuidado ahí fuera.